logo kopfgrafik links adresse mitte kopfgrafik rechts
   
Facebook Literaturhaus Wien Instagram Literaturhaus Wien

FÖRDERGEBER

Bundeskanzleramt

Wien Kultur

PARTNER/INNEN

Netzwerk Literaturhaeuser

mitSprache

arte Kulturpartner

traduki

Incentives

Bindewerk

kopfgrafik mitte

Doris Knecht: Die Nachricht.

de     en     fr     es     sr

El mensaje. Novela.
Hanser Berlin, 2021.
256 p.; Euro 22,70 (A).
ISBN 978-3-446-27103-6.

Doris Knecht

Reseña

Fragmento: EL PRIMER MENSAJE

EL PRIMER MENSAJE llegó un domingo de septiembre. Yo estaba sentada en un banco a la sombra, detrás de la casa. Fumaba un cigarrillo con el portátil sobre las piernas, y no sospechaba que ése sería el instante en que mis relaciones se verían alteradas, una vez más, aunque sólo levemente. Wolf estaba sentado a mi lado, sin fumar, y mirada a su teléfono celular. Detestaba el tabaco desde que lo había dejado hacía dos meses, y ahora intentaba predicar ante todo aquel que todavía fumara, como un misionero. Normalmente yo evitaba fumar en su presencia, pero me había pasado la tarde añorando el momento de fumar ese cigarrillo, de modo que ahora intentaba degustarlo, con un éxito que iba amainando con cada calada.
El mensaje aguardaba en el buzón de mi cuenta de Facebook, la oficial. Tengo dos cuentas, una con mi nombre y otra privada con un nombre que sólo conocen mis amigos. Recuerdo, aquella tarde, la luz amarilla del otoño, un aire tibio y el color del cielo encima de mí: un azul verdoso y cálido, garabateado por unas franjas de condensación que se deshacían. Wolf y yo habíamos pasado el día entero en la montaña, ahora estábamos de regreso en casa, exhaustos, pero satisfechos, tomábamos un vino sentados lado a lado en el banco pegado a la pared de la casa, y yo noté entonces lo mucho que me hubiese gustado estar sola en ese instante. Hubiera preferido fumar a solas, leer mis correos sin que nadie me molestara, revisara mis cuentas de Instagram, de Twitter y echar una ojeada a las novedades.
(...)
El mensaje fue saliendo a flote lentamente desde mi conciencia. Ya estaba bastante acostumbrada, incluso desde la época en que la internet era un fenómeno nuevo. Algunos tipos me habían visto en la televisión —un medio en el que entonces yo moderaba, hasta que suspendieron, una revista sobre arte—, y me escribían cartas o enviaban postales, a veces con insultos, otras veces con declaraciones amorosas, o incluso con ambas cosas a la vez. Solía tirar a la basura la mayoría, sin leerlas, y enviaba las peores a la jefatura de la redacción, que luego se encargaba de tirarlas. Más tarde llegaron los correos electrónicos, escritos en un arrebato, enviados a toda prisa desde alguna cuenta de Gmail, y a partir de entonces empecé a bloquear regularmente en Twitter a los molestos acosadores, a los que me insultaban de la forma más grosera o amenazaban con violarme. Había pensado que todo mejoraría con la edad, pero me equivocaba. O, si mejoraba, lo hacía de manera imperceptible. Me había acostumbrado a no tomar en serio esos mensajes. Como todas las mujeres que se desempeñaban, aunque fuera un poco, a la luz pública. Si una era mujer, aquello eran gajes del oficio, y si una intentaba oponerse, las cosas empeoraban; aunque no para los hombres de los que una pretendía defenderse, sino para los hombres que se atrevían a hacerlo. Ya estaba acostumbrada. No me lo tomaba en serio.
Había en mi vida cosas más importantes: mi marido había muerto hacía tres años, y yo aún debía enfrentarme a los problemas que antes él solía solucionar. Mi duelo por Ludwig y el veneno vinculado a ese duelo, desde que, poco después de su muerte, me enteré de que él tenía una amante secreta de la que yo no tenía ni la más mínima sospecha. Sophie, quien pronto tendría un bebé y no quería decir quién era el padre. Mi hijo Benni, de quince años, que todavía vivía conmigo y debía lidiar con el fastidio que le causaba la escuela, con el dolor por la pérdida de su padre y los sentimientos de culpabilidad por su muerte. O mi hijo mayor, Manuel, que se había marchado de casa hacía un par de semanas para irse a estudiar a Ámsterdam y que ahora, por lo visto, tenía un nuevo amigo. Mi jardín, que corría peligro de cubrirse de hierbajos, debido a lo poco que me ocupaba de él. Tenía ante mí la fecha de entrega de un nuevo guion y llevaba muchísimo tiempo sin visitar a mi padre en la residencia de ancianos en la que vivía desde hacía varios años. Pero no fue hasta más tarde que noté que existía un ahora y un después. Por entonces todavía pensaba que yo era la arquitecta de mi propia felicidad, que era capaz de controlar, influir y cambiar todo lo que no se viera interrumpido por la enfermedad, la muerte, alguna catástrofe natural o un terrible accidente. Por entonces todavía pensaba que yo, a diferencia de otras personas de mi entorno, tenía en las manos las riendas de mi vida, porque me consideraba más fuerte, lista, vigorosa y curtida que ellas. Tal vez esto último fuera cierto, pero de nada me servía. Al contrario. La gente se siente desafiada cuando nota tu fortaleza, tu independencia, y algunos incluso pretenden despojarte de ellas. Seguramente con la intención de demostrarte que no eres tan fuerte ni independiente como crees. Empieza entonces un pulso para medir fuerzas, las suyas contra las tuyas, pero sin que al inicio te des cuenta. Hasta que, llegado un momento, te das cuenta.

(pp. 7-13)

© 2021 Hanser Berlin, Carl Hanser Verlag GmbH & Co. KG, Múnich
© de la traducción, José Aníbal Campos, 2021

>> Incentives

 

 

 

 

Link zur Druckansicht
Veranstaltungen
Preis der Literaturhäuser 2022: Sasha Marianna Salzmann

Di, 28.06.2022, 19.00 Uhr Preisträger:innenlesung & Gespräch Die Veranstaltung kann entweder...

Der großartige Zeman Robens Leseklub featuring Sophia Blenda

Mi, 29.06.2022, 19.00 Uhr Lesungen mit Musik & Kunst Die Veranstaltung kann entweder über den...

Ausstellung
flugschrift – Literatur als Kunstform und Theorie

02.03.2022 bis 30.06.2022 flugschrift ist ein österreichisches Zeitschriftenprojekt, das...

Tipp
flugschrift Nr. 39 von Herta Müller

In Kooperation mit dem internationalen Literaturfestival Erich Fried Tage erscheint dieser Tage...

INCENTIVES - AUSTRIAN LITERATURE IN TRANSLATION

Unsere letzten Buchtipps: Thomas Arzt, Doris Knecht, Hanno Millesi und Teresa Präauer auf Deutsch,...